IMG_1196.jpg

Nuestro Ejército

“No puedo imaginar una carrera mas gratificante. Y a cualquier
hombree a quien se le pregunte en este siglo, que hizo para llevar una
vida mas plena, creo que puede responder con gran orgullo y
satisfacción: ‘He servido en la marina de los Estados
Unidos.” 
― John F. Kennedy

Un ejército poderoso es vital para la seguridad de nuestros Estados Unidos. Las amenazas a las que hoy día nos enfrentamos son numerosos y cambiantes.

Mantener nuestro ejército fuerte, nuestro país seguro y nuestro personal militar con el apoyo necesario requiere puesta continua evaluación y revalorización de nuestras prioridades a la luz de las amenazas globales contemporáneas. Debemos autorizar a nuestros líderes militares a analizar y evaluar estas amenazas y hacer recomendaciones basadas en información actualizada. Podemos priorizar nuestros gastos de manera que modernicemos y dimensionemos nuestras fuerzas armadas, proveer a nuestros miembros del servicio militar con el equipo necesario y mejores salarios, y mantener a nuestro país y ciudadanos seguros. Debemos desarrollar
estrategias para modernizar y reducir el tamaño de nuestro arsenal nuclear en union con y contingente a tratados y otros acuerdos con otros poderes nucleares alrededor del mundo.

Nuestro personal militar se merece nuestro apoyo tanto durante como después de completar su servicio militar. Sus familias y ellos enfrentan ciertos desafío únicos dados los rigores y requisitos de su servicio. Es nuestra responsabilidad el brindarles el apoyo necesario durante su servicio militar y durante su transición a la vida como civiles. Nuestro compromiso con su bienestar no termina cuando acaba su servicio militar.

Para mantener a nuestro personal militar seguro y listo para combate, debemos abordar los siguientes problemas que impactan adversamente y afectan a nuestros miembros del servicio militar:

  • Debemos asegurar aumentos salariales adecuados para militares en servicio activo haciendo uso del Índice de Costes Laborales, publicado por el Negociado de Estadísticas Laborales.
  • Debemos abordar los niveles alarmantes de incidencia de suicidio tanto en militares activos y veteranos mediante la creación de una Comisión Congresional para la Prevención del Suicido la cual estudiará el problema y desarrollará estrategias para prevenir estas muertes.
  • Debemos crear oportunidades para mejorar el acceso a servicios de salud para los dependientes de militares facilitando su habilidad de obtener servicios de salud fuera de las bases militares.
  • Debemos trabajar en el problema de acoso y agresión sexual en las ramas militares mediante el nombramiento de abogados que provean asistencia legal a las víctimas y a los coordinadores del equipo de respuesta a los casos de agresión sexual mientras navegan el proceso militar y legal luego de ser reportado un acto de agresión sexual. 

Nuestros veteranos merecen nuestro respeto y apoyo y debemos abordar los problemas exclusivos de los hombrees y mujeres en el servicio militar durante su transición a la vida civil.

  • Debemos proveer servicios de salud adecuados para nuestros veteranos luego de dejar el servicio militar, incluyendo un sistema robusto de salud mental, un análisis y revisión a profundidad de la Administración de Veteranos, facilitando el acceso a servicios de salud mediante servicios civiles.
  • Debemos crear vías para que los veteranos puedan entrar a la fuerza laboral mediante contratación directa y el uso de programas remunerados de capacitación laboral.
  • Debemos abordar el problema de veteranos sin viviendas promulgando una iniciativa de “Ni Un Veterano Mas Sin Techo Ni Comida” como una asociación entre el gobierno federal y los 50 estados de la unión.